Te voy a hablar sobre los 10 errores que deberías evitar en tu próximo vídeo en directo.

Pero antes de entrar en materia, es interesante preguntarnos algunas de las razones por las deberíamos empezar a usar los vídeos en directo en nuestra estrategia de marketing digital.

En cualquier proceso de venta online, antes de producirse la venta, se tienen que alcanzar 3 pasos previos por parte del posible comprador: know, like, trust.

Conocer, gustar y confiar.

 

Es decir, en primer lugar te tienen que conocer.

En segundo lugar, tienes que gustarle a ese posible comprador.

Gustarle en el sentido de caerle bien, de tener simpatía por ti, no en el sentido de enamorarse, ¿de acuerdo?

Y en tercer lugar lugar, ese posible comprador debe confiar en ti.

Sólo si el posible comprador logra subir esos 3 escalones, terminará comprándote.

Normalmente, en el entorno online, se necesitan semanas o incluso meses para que un desconocido suba esos 3 escalones y finalmente te acabe comprando.

Si usas un blog, redes sociales como Instagram o Facebook, email marketing, y otras herramientas de marketing digital, habrás comprobado que tu audiencia primero te tiene que conocer, luego le tienes que gustar, y finalmente tienen que confiar en ti… para dar el último paso que sería la compra de tu producto o servicio.

Lo malo de esos canales digitales, es que, por un lado, son bastante lentos por lo que puedes tardar meses hasta que alguien confie en ti para comprarte, y por otro lado, son canales que cada vez tienen más ruido y están más saturados de personas creando más y más contenido cada día.

Los vídeos en directo, al ser un canal que usa mucha menos gente, te permite sobresalir, diferenciarte de tu competencia y posicionarte rápidamente como experto en tu sector.

Una de las cosas más fantásticas de los vídeos en directo, es que puedes conseguir que un absoluto desconocido, entre en uno de tus live streamings, y en unos minutos vaya avanzando por esos 3 escalones de conocer, gustar y confiar hasta terminar comprando alguno de tus productos o servicios… ¡antes de que termine la emisión de vídeo en directo!

Además, y esto me ha pasado tanto a mí como a los clientes que asesoro en temas de vídeos en directo, en un único vídeo en directo de por ejemplo una hora de duración, es posible que alguien que ni siquiera sabe quién eres acabe entrando al directo y te conozca.

Después, debido a la gran conexión que se generan en los vídeos en directo, también es posible que le gustes a esa persona.

A continuación, si esa persona te hace preguntas en el directo y se las respondes de manera correcta, también es posible que te ganes su confianza.

Y finalmente, si en tu directo vendes algo, es posible que, esa persona que antes del directo no te conocía de nada, acabe comprándote lo que ofreces en el directo.

¿No te parece que los vídeos en directo son una herramienta fantástica y súper poderosa?

Como te  comento, tanto alumnos a los que yo he formado, como yo mismo, hemos logrado vender productos durante una emisión de un vídeo en directo a gente… ¡que no nos conocía de nada!

Y te hablo de productos de 100 €, 200 €, 300 €… y de hasta 1000 €.

Sí, amigo, es posible, en un sólo vídeo en directo de una hora de duración por ejemplo, que alguien que no te conozca entre en ese directo, y cuando a la hora salga del directo, haya terminado comprándote un producto de un precio considerable, digamos que en el rango de los 100 hasta los 1000 €.

Pero esto no es magia.

Este tipo de resultados se consiguen trabajando muy duro, fallando, mejorando, corrigiendo, midiendo, y depurando todo el proceso de tus vídeos en directo.

Yo empecé a emitir vídeos en el año 2015 con la plataforma Periscope, que es propiedad de Twitter.

En ese año 2015 llegué a emitir prácticamente todos los días un vídeo en directo en Periscope.

En un año hice más de 300 emisiones en directo en Periscope.

En el año 2016, Facebook lanzó Facebook Live, su plataforma de vídeos en directo, y enseguida me lancé también a usar Facebook Live.

Y en el año 2017, Instagram lanzó Instagram Live, la plataforma de vídeos en directo que almacena los directos durante 24 horas en tus Stories.

A día de hoy, mi plataforma favorita de vídeos en directo es Facebook Live, y es la que le recomiendo elegir para empezar a casi todo el mundo que no tiene experiencia en live streaming.

Como véis, me he “peleado” bastante con las plataformas de vídeos en directo.

He cometido muchísimos fallos.

Y como no quiero que vosotros cometáis esos errores, hoy os voy a hablar de los 10 errores a evitar en tu próximo live streaming.

¿Empezamos?

 

1. No tener un objetivo claro

 

El error número 1 es no tener un objetivo claro.

¿Para qué vas a hacer un directo?

¿Cuál es el objetivo de tu directo?

¿Quieres vender un producto?

¿Quieres captar los emails de tu audiencia a cambio de un ebook gratuito, por ejemplo?

¿Quieres llevar tráfico a tu blog?

¿Quieres dar contenido de valor a tu audiencia de manera totalmente gratuita para generar confianza?

¿Quieres que vayan a tu perfil de Instagram a ver tu última foto?

Sea cual sea tu objetivo, debes tenerlo claro, porque sino será imposible que consigas que tu audiencia haga lo que tú quieres que hagan.

 

2. No hacer promoción previa

 

Para evitar este error, puedes promover antes de tu directo tu próximo live streaming para ir generando ruido y expectación.

Por ejemplo, puedes avisar con 1 o 2 días de antelación a tu comunidad en otros canales digitales.

Para hacer promoción previa de tu próximo directo, es importante que difundas:

  • Temática del directo.
  • Fecha y hora a la que será el directo, incluso con la hora de varios países si tu audiencia es de varios países.
  • Plataforma en la que harás el directo: Facebook Live, Instagram Live, o la que decidas usar.
  • Indica tu URL o tu usuario en esa plataforma para que puedan seguirte y así enterarse de tus directos.

 

Además, en estas publicaciones de promoción previa, puedes decir a tus seguidores que te vayan dejando preguntas y dudas sobre la temática que vayas a tratar en el directo.

De esa forma, cuando estés en directo, si la gente no te hace comentarios, puedes sacar esas preguntas previas para ir respondiéndolas mientras mencionas a cada persona que hizo la pregunta.

¿En qué canales digitales podemos hacer esta promoción previa?

Puedes promover tu próximo directo en tus redes sociales (como Facebook, Instagram, Twitter…). Por ejemplo, puedes hacer una imagen bien chula con herramientas como Canva para difundirla en tus redes sociales.

También, si tienes lista de suscriptores por email, les puedes mandar un correo avisándoles de tu próximo directo.

Si tienes blog o web puedes hacer un pop-up o banner en tu barra lateral anunciando el directo.

Incluso puedes pagar para poner en anuncios en Facebook Ads o Instagram Ads anunciando tu próximo directo.

Además, si vas a hacer un Facebook Live, en Facebook puedes programar tu próximo Facebook Live desde tu Página de Facebook. De esa forma tendrás una URL preparada para tu futuro Facebook Live, y podrás mandar allí a tus seguidores para que se suscriban a ese Facebook Live, con lo que recibirán una notificación de Facebook cuando empieces el Directo.

 

3. No planificar el guión

 

El siguiente error es no planificar bien el guión.

Es decir, no preparar ni planificar bien el contenido.

Deberías crear un contenido de calidad adaptado al formato de los vídeos en directo.

Puedes usar apps como Google Drive Documentos o Evernote, para poder escribir el guión de tu futuro directo.

Imagina que vas a hacer un directo titulado “Las 5 mejores formas de maquillarte este otoño”.

No es muy aconsejable escribir el guión completo palabra por palabra, porque restarás frescura a tu directo.

Es una mejor opción, en Google Drive o en Evernote, escribir los 5 puntos, a modo de lista numerada, de los que vas a hablar en este Live.

Simplemente te escribes para cada punto el título del tema del que vas a hablar, miras tu documento cuando estés en directo, y con ver el título ya luego vas desarrollando la idea de manera más natural, sin leer.

 

4. No mirar a la cámara

 

No mirar a la cámara, sea un teléfono móvil o una webcam.

Si miras a tu propia imagen en el móvil y no a la cámara, tu audiencia te verá con cara rara, como medio bizco… así que hazme caso y mira a la cámara, porque así conectarás muchísimo mejor con tu público mirándoles a los ojos.

 

5. No dar valor desde el inicio

 

Es un gran error esperar a dar tu contenido cuando más gente se conecte, dejando los primeros instantes de tu live streaming vacíos de contenido.

Vamos, el típico directo donde la persona que está emitiendo le dice a su audiencia: “Bueno, voy a esperar a que se conecta más gente y luego ya empiezo”.

Por un lado, estás siendo poco respetuoso con tus espectadores iniciales.

Por otro lado, estás perdiendo muchas oportunidades cuando el vídeo sea grabado, porque la gente verá los primeros segundos, y si no dices nada interesante, no seguirán viendo tu vídeo grabado.

Y además, si no das valor desde el inicio, no sólo puede que no se conecte más gente, sino que puede que los que se han conectado inicialmente se vayan y abandonen tu directo.

 

6. No pedir que compartan

 

Este consejo es sobre todo para Facebook Live, porque en Instagram Live de momento no se pueden compartir los directos.

Es súper importante pedir varias veces durante el Live que compartan tu Directo.

Como mínimo habría que pedirlo al principio del Live, al final del Live, y en la parte intermedia del Live cuando calcules que tienes a más gente conectada a la vez.

Imagina que tienes a 10 personas conectadas a la vez en Facebook Live, y pides que te compartan el Live.

Quizá sólo te comparta el Live una persona, pero trae al directo a 10 personas nuevas: o sea, ahora hay 20 personas conectadas.

Luego, al rato, vuelves a pedir que compartan el directo, y te comparten el directo 3 personas: esto hace que ahora tengas a 50 personas conectadas a la vez.

Mira cómo cambia tener 10 personas conectadas, a tener 50 personas conectadas, simplemente por pedir que compartan tu Facebook Live.

Y esto puede seguir creciendo y creciendo si generas buen contenido en tus directos.

 

7. No responder a los comentarios

 

¿Habéis visto alguna emisión en directo en Instagram Live o en Facebook Live de algún influencer importante?

¿Le habéis dejado algún comentario y ha pasado olímpicamente de vuestra cara?

¿A que no os ha sentado nada bien su actitud?

Pues vuestra audiencia cuando hagáis un Live es igual: es súper importante que respondas a los comentarios de tu público para hacerles sentir importantes y que noten que les importas.

Para los comentarios tienes 2 opciones:

1.- Si no tienes muchos comentarios, es buena idea ir contestando los comentarios en el momento que vayan apareciendo, siempre que eso no haga que te desvíes de tu discurso y de tu guión.

2.- Si tienes muchos comentarios, puedes avisar a tu audiencia de que al final del Live habrá turno de preguntas y respuestas, y de que en ese momento les responderás a las preguntas. Si optas por esta opción, cumple con lo prometido y ve apuntando las preguntas más interesantes que se producen durante el Live para responderlas al final del directo.

 

8. No tener cobertura

 

Es una gran faena preparar tu directo con toda la ilusión del mundo, intentar empezar a emitir, y ver que tienes una señal de subida a Internet con velocidad insuficiente, ya sea Wifi o datos del teléfono móvil.

Yo recomiendo tener como mínimo 5 Mbps de enlace de subida.

Puedes usar una app como Speedtest de Ookla para medir la velocidad de tu enlace de subida.

 

9. No hacer una llamada a la acción al final

 

La gente que se ha quedado hasta el final del live es tu audiencia más fiel.

Si te han soportado durante más de una hora de directo, si se han quedado hasta el final, es que son tu audiencia estrella.

De verdad, la gente que se queda hasta el final de tus Lives, sobre todo si son Lives largos, te quiere mucho.

No pierdas esa oportunidad y haz una llamada a la acción al final del Live, que estará relacionada con el objetivo del Live: por ejemplo, ve a esta dirección web para comprar el producto, ve a esta otra dirección para descargar el ebook, ve a la última foto de mi perfil de Instagram para participar en el concurso, etc.

 

10. No divertirte

 

En directo no te puedes esconder.

No hay trampa ni cartón.

Tu público va a notar cómo estás, cómo te sientes, qué piensas.

Por eso live streaming es una herramienta tan potente para conectar con tu audiencia.

Así que lo mejor que puedes hacer es divertirte durante el live, porque eso hará que contagies con tu energía positiva a tu audiencia, y ellos también pasarán un rato agradable y divertido.

 

Espero que este artículo te sirva para lanzarte al mundo de los vídeos en directo en el caso de que aún no lo hayas hecho.

¡Y nos vemos en el próximo vídeo en directo!

¿Tienes alguna pregunta o consejo?

¡Te espero en los comentarios!