Hoy tengo ganas de escribir un post diferente.

De hecho, no sé ni en qué categoría de mi blog lo voy a incluir.

Sinceramente, me da igual.

¿Sabías que tu verdadera personalidad, es decir, aquello que te hace realmente único (y que puede que lleves tiempo ocultando), es lo que te puede hacer destacar en este mundo de más de 7.000 millones de personas?

 

“Yo no soy un artista"

 

Seguro que muchas veces los has pensado: “Yo no soy un artista".

Otras veces te habrás preguntado: “¿Cómo ese artista es capaz de crear ese arte tan fantástico?"

Pues deja de pensar de esa manera.

Todos somos artistas.

Todos somos capaces de crear arte.

 

 

Uno de los mayores artistas que ha dado nuestro país en las últimas décadas, Robe Iniesta de Extremoduro, recibió una condecoración hace unos días, y aprovechó su discurso para pedir instalaciones e infraestructuras que favorezcan el desarrollo del arte entre los jóvenes.

Puedes ver su discurso (y escuchar su arte) en el siguiente vídeo:

 

 

 

“Sí eres un artista"

 

Hace unos meses, leyendo el blog de Isra García, encontré un post de Isra que hablaba sobre “Cómo leer libros más a menudo".

En los buenos blogs, sueles encontrar información interesante en el contenido de los artículos. Como en este caso.

Pero en los blogs excelentes, muchas veces la información más valiosa está en los comentarios de los artículos. Como en este caso.

En el mencionado post de Isra García, le pregunté a Isra si me podía recomendar algunos libros para leer.

Como siempre, Isra me respondió y me recomendó algunos libros, la mayoría de Seth Godin.

Había oído hablar mucho sobre Seth Godin, incluso había leído varios “micro-posts" de su blog.

Pero no había leído ningún libro suyo.

Así que, me fui directo a Amazon, y me compré la versión para Kindle (por favor, no piratees ebooks) de uno de sus libros: “El engaño de Ícaro: ¿Hasta dónde quieres volar?".

Aunque al principio no es fácil acostumbrarse al tipo de escritura de Seth Godin, te puedo decir que es uno de los autores más disruptivos de los últimos tiempos, y el libro que te menciono es un buen ejemplo de por qué Seth Godin ha revolucionado el mundo del marketing.

 

 

Después, siguiendo también los consejos de Isra, me compré y leí “¿Eres imprescindible?".

 

 

Te recomiendo que leas estos dos libros de Seth Godin: entenderás muchas de las claves de la nueva economía y de cómo el terremoto conocido como la web social ha arrasado con todo lo que había establecido.

Lo que más me impresionó de los libros de Seth Godin es la sencillez con la que explica algo que el sistema económico lleva décadas intentando hacernos olvidar: todos somos artistas, todos somos capaces de crear arte.

 

Sé artista, sé diferente, sé original

 

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo convertirnos en artistas? ¿Cómo crear arte?

Pues precisamente haciendo lo que la sociedad te dice que no hagas: mostrando tu auténtica personalidad y entregando al mundo la humanidad que llevas dentro.

Precisamente lo que te hace diferente al resto del mundo es lo que te puede hacer destacar.

Muéstrate tal y como eres.

Enseña tu trabajo, con sus defectos y virtudes.

No copies. No copies. No copies.

El mundo está sediento de cosas originales: tú puedes entregarlas. ¿Cómo? Siendo O-R-I-G-I-N-A-L.

¿Va a ser fácil? No. Va ser difícil. Muy difícil.

El arte es la forma expresión más escasa: no pensarás que lo ibas a encontrar a la primera, ¿verdad?

Tendrás que probar, intentar, fallar, repetir, modificar.

Una y otra vez.

Hasta que encuentres el camino que te lleve a entregar aquello que haga emocionarse al receptor de tu mensaje.

 

No impidas que desarrollemos nuestro arte

 

La sociedad nos ha dicho que no somos artistas.

La sociedad nos ha dicho que tenemos que encajar en la cadena de producción.

¿Vas a seguir ese camino? ¿O vas a intentar crear arte para brillar?

Todos alguna vez hemos intentado impedir que alguien desarrolle su arte.

Es fácil criticar a quien intenta destacar.

Es fácil intentar pisar a quien da un paso al frente.

Es fácil reirse del “diferente". ¿No somos todos diferentes?

Yo también he estado ahí, criticando al que intenta crear su arte. Puede que siga estándolo a día de hoy.

Por eso, a partir de ahora, procuraré no criticar a las personas que intenten crear arte.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo no criticar? ¿Cómo apoyar a la persona que lo arriesga todo para mostrar su arte?

 

En mi faceta de profesor de instituto, voy a intentar dejar salir la creatividad de mis alumnos, voy a tratar de que los que traten de mostrar su arte no se sientan cohibidos.

¿Matan las escuelas la creatividad, como dice Sir Ken Robinson? No seas vago y busca tú mismo (mejor en inglés) su mítica charla TED, no te voy a dar yo todos los enlaces…

Yo voy a intentar que en mis clases la creatividad no sea asesinada.

 

¿Y en nuestra vida diaria? ¿Cómo potenciar el desarrollo del arte en las personas que nos rodean?

Como padre voy a intentar que mis hijas desarrollen toda su creatividad como artistas.

Cuando mi hija Paula se ponga a bailar alguna canción de CantaJuego como si estuviera en medio de una performance en el festival Burning Man, nunca más le diré: “¿Pero qué haces?", sino que disfrutaré de su actuación, y cuando termine le diré: “¡Qué bien bailas, mi amor!".

 

¡Wow!

¡Vaya post! ¿Verdad?

¿Leerá esto alguien?

De los que lo lean, ¿entenderá esto alguien?

Si este post ha hecho que se revuelva algo en tu interior, me encantará leer tus impresiones en la sección de “Comentarios".

 

Gracias por leerme.

Gracias por estar ahí.

Gracias por tu arte.