Muchas veces nos preguntamos cuál es el activo más valioso que tenemos en nuestras vidas.

¿Cuál crees que es?

El activo MÁS VALIOSO es tu TIEMPO.

Tu tiempo es finito

¿Cuál es el elemento de la vida que, una vez se agota, no se puede volver a reponer?

Nuestro tiempo.

Cuando nacemos, tenemos el tanque lleno de gasolina, es decir, tenemos todo el tiempo de nuestra vida por delante.

Sin embargo, nuestro tiempo es finito, no es ilimitado.

Es decir, todos nosotros, aunque no nos guste, vamos a morir.

Un día tendrás que decir ADIÓS

Todos tenemos una vida con una fecha de caducidad, con una fecha de finalización.

Nuestra vida durará 50 años, 60 años, 70 años, 80 años… quizás 100 años.

Ojalá todos nosotros tuviéramos una larga, muy larga, vida.

Pero el tiempo se agota. Sí, el tiempo se agota: pasa, desaparece. Adiós. FIN.

Los días tienen 24 horas, ni más, ni menos.

Una vez pasan las 24 horas de un día, no existe una vuelta atrás, no podemos recuperar ese tiempo.

No puedes volver a repetir esas 24 horas.

El activo más valioso

El activo más valioso

 

¿Es tan importante el dinero? ¿Es limitado?

El dinero en el mundo es ilimitado.

Sí, aunque no lo creas.

Los bancos y los gobiernos pueden imprimir todos los billetes que quieran: ¿no lo sabías? Sí, tienen sus “pequeñas triquiñuelas" financieras.

En cambio, no pueden imprimir tiempo.

Nadie puede crear tiempo.

Ni siquiera los gobiernos o los bancos pueden usar sus triquiñuelas financieras para engañar al tiempo.

Sí, tienes dinero a raudales ahí fuera: es ilimitado, es infinito.

Tu tiempo no.

Tu vida tendrá un final cuando mueras.

¿En qué vas a invertir tu limitado tiempo?

 

¡Whoppers a 0,50 €! ¿Merece la pena?

Cuando tenía 18 años, empecé mi época universitaria, y me mudé a vivir a Valencia (España).

Los primeros años viví en un Colegio Mayor (o Residencia de Estudiantes), donde el personal de cocina nos preparapa a los estudiantes todos los desayunos, comidas y cenas. Excepto la cena del domingo por la noche.

Esa noche era “especial" porque normalmente salíamos a cenar fuera.

Había un Burger King muy cerca de nuestro Colegio Mayor, y a veces íbamos a cenar allí: ¡sí, Whoppers para todos!

Una semana nos enteramos de que el Burger King de nuestra zona cumplía 10 años, y durante ese fin de semana, los Whoppers iban a estar muy rebajados de precio: ¡un Whopper sólo costaba 0,50 euros durante la oferta de celebración de aniversario!

Normalmente costaban unos 3 euros.

Así que ese domingo noche, varios compañeros fuimos a comprar Whoppers para el grupo de amigos: ¡había que aprovechar esa oferta!

Lo malo es que parece que toda la ciudad de Valencia (y parte de la provincia) se había enterado de la oferta de Burger King… y en esa época no existían las redes sociales: ¿cómo diablos difundieron la oferta? 😉

Al llegar al Burger King, nos encontramos con una cola kilométrica de personas… y allí que nos colocamos para esperar.

Tras esperar varias horas (sí, horas) al llegar nuestro turno, pedimos… ¡Whoppers para casi todo el Colegio Mayor!

No recuerdo bien el número exacto, pero creo que pedimos cerca de 100 Whoppers: ¡vaya cara se le quedó al encargado que nos atendió!

Después de esperar varias horas, con nuestro “súper pedido", se agotó el pan de las hamburguesas, por lo que tuvimos que esperar aún más tiempo hasta que trajeron nuevas “provisiones".

 

¿Cómo valoras tu tiempo?

Sí, conseguimos nuestros Whoppers a un precio muy barato.

¿Barato?

Quizás desde el punto de vista del dinero el coste fue inferior a lo habitual.

¿Pero y desde el punto de vista del tiempo?

¿Mereció la pena esperar durante horas para conseguir unas hamburguesas a un precio más barato del habitual?

Recuerda: el tiempo es finito. El dinero no.

Esa noche gastamos una importante cantidad de nuestro valioso y escaso tiempo en una acción que no nos aportó nada positivo a nuestras vidas: más bien todo lo contrario.

¿Cuántas cosas interesantes pudimos hacer durante esas horas perdidas en una cola kilométrica frente a una hamburguesería?

 

La próxima vez que pienses en el concepto de “dinero" o en la palabra “barato", quizás deberías pensarlo un poco mejor, y darle más importancia a TU TIEMPO, que es tu ACTIVO MÁS VALIOSO.

 

¿Cuál es tu opinión?

¿Merece la pena “gastar" algo de tu activo más valioso (TU TIEMPO) en dejar tu opinión a modo de comentario en este blog?

 

 

Periscope - Jorge González del Arco

 

Fotos vía Flickr, realizadas por: Hartwig HKD & Kevin Dooley